12 de febrero de 2010

,   |  6 comentarios  |  

Griselda García

La siembra





Hice de tu abundancia
un banquete egoísta 
un rito privado
una fiesta de uno.
Pude verte pero no supe
decir tu nombre
nI velar tu sueño.

Asustaba lo grave de tu canto
tu insistencia en dar verdad.
Cerré los ojos.
Borré el Rastro
que llevaba que a vos.

Como frutas
que había de multiplicar
me encontré, después
Diciendo a otros tus palabras
amando como un animal
frágil como una larva
en su capullo.

Ahora: la siembra.
Esperaré
con la paciencia
del que deseó
y obtuvo.






Griselda García (Buenos Aires, Argentina, 1979)
De: "El ojo del que mira", Ediciones La Carta de Oliver, 2009

Imagen: letradecambiogeneracionveintiuno

6 comentarios:

Anónimo dijo...

íntima poesía, de lectura fácil
gusto leerla
saludos, Evaristo

FRANK RUFFINO dijo...

Pedro: gracias por traernos este texto de la poetisa Griselda García.
Iré leyendo otros de tu selección.

Un abrazo fraterno en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank Ruffino.

Ivan dijo...

Algo de dolor eleva esta poesía dándole penetrante tono, el necesario para permanecer.
Exaltadísimo sentimiento.
Un gusto estar por acá.
Un abrazo

Pedro dijo...

Gracias Griselda por el libro y gracias a los poetas por sus visitas.Vuelvan cuando quieran. No cerramos al mediodía.

Federico dijo...

bellísima

Anónimo dijo...

Esto es poesía. Un abrazo,
Safía