19 marzo 2010

María Teresa Andruetto



Los hermanos García /1978-1983



                                                          A Juan, Antonio y Mary



Por la ventana que da a la Escuela Alberdi, veo pasar
hacia la noche de chicas como yo y a los muchachos.
Los escucho reír en la vereda, bajo esta ventana pequeña.
Es noche de sábado y los hermanos cocinan puchero
de falda y de quijada. Sé que otros se han escondido
en El Tigre, en la Patagonia o en Longchamps. Algunos
mandan señas, flores sobre la falda, desde Oslo,
Gotinga o Amsterdam. Yo vivo tras este ojo de buey,
con la quijada contra el marco, mirando a las chicas
y muchachos que cruzan la avenida. Es sábado tambié
en la pieza del hotel, sobre los techos de esta casa
de citas, junto a la comisaría, donde alquilan
los camioneros sus siestas de amor con los colimbas
o las mujeres de la Humberto Primo. Aquí, tras el vidrio
de esta raja de luz, bajo el ala de unos gallegos venidos
de Inriville, espero que pasen los meses o los años.
García quiere decir y Smith el más común de los mortales
se llama Juan. Sube cada mañana la precaria escalera
con su manojo de llaves y comida y como una lonja
de sol me abre paso entre putas, milicos y viajantes.


María Teresa Andruetto (Arroyo Cabral, Córdoba, Argentina, 1954)
De: "Sueño Americano", Caballo Negro Editora, 2009

Imagen:www.imaginaria.com

5 comentarios:

  1. Estupendo, una postal que no exime nada. Me da curiosidad los que se escondieron en el tigre.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. un texto extraordinario, que devela y oculta a partes iguales, que deja volar la imaginación y le presta imágenes inquietantes de puro verdaderas.
    Gracias por comunicar tu blog.
    Haré un link en el mío de poesía, amorimás.

    ResponderEliminar
  3. acabo de encontrar un poco más abajo a Osias Stutman, vecino de Barcelona, amigo.

    ResponderEliminar
  4. excelente
    saludos a todos

    ResponderEliminar