18 abril 2010

Joaquín O. Giannuzzi

Susurro personal





Por alguna razón, al anochecer,
mi corazón late como una ametralladora.
El cardiólogo me ha dicho:
controle su vida emocional. Me pregunto
si no habrá allá dentro una verdad
que intenta abrirse paso. Vuelvo una mano al pecho
buscando una fe en la oscuridad
de mi mismo. La pulsación interna del yo
parece apresurarse
hacia una descomposición indescifrable.
El ritmo cardíaco es un tiempo
en estado impersonal. Esta es la única
certeza qu encuentro. Los golpes sanguíneos
de un tambor cerrado sobre el vacío.
No hay noticias profundas sobre J.O.G.
sino este susurro fisiológico, el zumbido
que hoy fui dejando a mi paso
a través de calles, edificios y cuerpos cerrados.
Un rastro de baba que recorrió el mundo
y está de regreso a esta habitación.




Mi hija se viste y sale





El perfume nocturno instala su cuerpo
en una segunda perfección de lo natural.
Por la gracia de su vida
la noche comienza azul y el cuarto iluminado
es una palpitación de joven felino.
Ahora se pone el vestido
con una fe que no puedo imaginar
y un susurro de seda la recorre hasta los pies.
Entonces gira
sobre el eje del espejo, sometida
a la contemplación de un presente absoluto.
El instante se desplaza hacia otro,
un dulce desorden se inmoviliza en torno
hasta que un chasquido de pulseras al cerrarse
anuncia que todas mis opciones están resueltas.
Ella sale del cuarto, ingresa
a una víspera de música incesante
y todo lo que yo no soy la acompaña.





Joaquín Giannuzzi (Buenos Aires, 1924, Salta, 2004, Argentina)

Imagen:losandes.com.ar

1 comentario:

  1. la mejor poesía y el mejor recuerdo, gracias por Joaquín otra vez, Pedro!, un abrazo, Roxana

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...