27 mayo 2010

Martín Prieto

Una mañana montevideana



Amanece en el puerto de Montevideo.
El Río de la Plata,
que en su ancho parece mar,
oxida las rocas del muelle.
Las luces de los barcos
anclados allá
se reflejan sobre el agua tersa
y se hacen, cada una, dos.
Fascinado como el joven Burroughs
ante un espectáculo semejante,
empecé a temer, como él,
que si no me iba de Inmediato
tendria que quedarme allí para siempre.



Acerca del alma



Nada más quisiera el alma:
una percepción emocionante,
materiales levemente corruptos
de eso que llamamos "lo real",
y no estas construcciones de fin de siglo
en el bajo,
galerías desde las que miro
los mástiles enjutos de un barco griego.
Tampoco el agua ni,
más allá,
eso que dicen es la provincia de Entre Ríos.


Martín Prieto (Rosario, Argentina, 1961)
De: "Verde y blanco", Libros de Tierra Firme, 1988

Imagen: www.satt.org

Enlaces a esta entrada: Revista Vox / Neobarrocos, objetivistas ...; Eterna cadencia: Diálogos argentinos

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...