Rodolfo Rabanal, poeta inventado

   Tal vez la espesa nube de vapor favoreció la aparición, esa veladura en movimiento, verdadero huso de niebla a punto de deshacerse, desmaterilizó la consistencia sin eludirla. Era como el dibujo de un desnudo a medio hacer.
  Las esfumaturas competián con  el trazo, el contorno presentaba el volumen y volvía a retirarlo. Esbeltez lánguida con relumbrones de humedad. El pelo mojado, partido al medio y echado hacia atrás paledecía la frente pura.  Los ojos despiertos me confrontaron sin asombro. Era una mirada rendida y clara, afectada de una franqueza inhabitual. Un brazo hermoso y fresco manoteó  rápidamente un toallón y los pechos temblaron en su firmeza, El agua chorreaba entre ellos.  


De:"Cita en Marruecos", novela de Rodolfo Rabanal publicada por Seix Barral, 1996


Cita en Marruecos


Tal vez la espesa nube de vapor favoreció la aparición,
esa veladura en movimiento,
verdadero huso de niebla a punto de deshacerse,
desmaterilizó la consistencia sin eludirla.
Era como el dibujo de un desnudo a medio hacer.
Las esfumaturas competián con el trazo, el contorno
presentaba el volumen y volvía a retirarlo. Esbeltez lánguida
con relumbrones de humedad.
El pelo mojado, partido al medio
y echado hacia atrás paledecía la frente pura.
Los ojos despiertos me confrontaron sin asombro. Era
una mirada rendida y clara,
afectada de una franqueza inhabitual.
Un brazo hermoso y fresco manoteó rápidamente un toallón
y los pechos temblaron en su firmeza,
El agua chorreaba entre ellos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...