4/7/10

Carlos Drumond de Andrade


Cuadrilla




Juan amaba a Teresa que amaba a Raimundo
que amaba a María que amaba a Joaquín que amaba
       a Lilí
que no amaba a nadie.
Juan fue a Estados Unidos, Teresa al convento,
Raimundo murió en accidente, María quedó para tía,
Joaquín se suicidó y Lilí se casó con J. Pinto Fernández
que no había entrado en la historia.




Confidencia del itabirano




Algunos años viví en Itabira.
Principalmente nací en Itabira.
Por eso soy triste, orgulloso: de hierro.
Noventa por ciento de hierro en las calles.
Ochenta por ciento de hierro en las almas.
Y ese enajenamiento de lo que en vida es porosidad y comunicación.

El deseo de amar, que me paraliza el trabajo,
viene de Itabira, de sus noches blancas, sin mujeres y sin horizontes.
Y el hábito de sufrir, que tanto me divierte,
es dulce herencia itabirana.

De Itabira traje diversa prendas que ahora te ofrezco:
este San Benedicto del viejo santero Alfredo Duval;
este cuero de anta, extendido en el sofá de la sala de visitas;
este orgullo, esta cabeza baja.

Tuve oro, tuve ganado, tuve estancias.
Hoy soy funcionario público.
Itabira es apenas una fotografía en la pared.
¡Mas cómo duele!







Poeta Carlos Drummond de Andrade
Carlos Drummond de Andrade (1902, Itabira, Minas Gerais  / 1987, Rio de Janeiro, Brasil)
De: "Mundo, vasto mundo", Editorial Losada, 1967

Imagen: leiamaisjaomaria.blogspot.com


No hay comentarios.:

Publicar un comentario