07 julio 2010

La rueda, revista de poesía

Editor: Jorge Couza. Comité Consultivo: Edgar Bayley, Carlos Latorre, Julio Llinás, Francisco Madariaga, Enrique Molina y Aldo Pellegrini.
En el Nro. 1, (creo que el único) de julio-agosto de 1967, Alberto Girri, traduce y comenta unos poemas de Wallace Stevens

Dos figuras en la densa luz violeta


Tanto valdría ser abrazada por el portero del hotel
como no recibir del claro de luna
nada más que tu húmeda mano.

Sé en mis oídos la voz de la noche y de la Florida.
Emplea sombrías palabras y sombrías imágenes.
Oscurece tu lenguaje.

Habla, todavía, como si yo no te oyese hablar,
pero hablaste para ti perfectamente en mis
pensamientos, concibiendo palabras

como la noche concibe en silencio los sonidos del mar,
y con el zumbar de las sibilantes
compone una serenata.

Di, pueril, que los milanos se acuclillan en el palo de la tienda y duermen con un ojo observando las estrellas
que caen detrás de Cayo Hueso.

Di que las palabras son diáfanas en un azul absoluto,
son claras y son oscuras; que es de noche;
que la luna resplandece.


Nunca abandona Stevens su casi obsesiva preocupación por lo real, lo real que es "sólo la base, pero es la base", y hacia lo cual debe "volar la imaginación para dar cuenta de las cosas tal y como son", pues la imaginación "pierde vitalidad cuando deja de adherirse a lo que es real". Esta preocupación se objetiva, preferentemente, mediante datos muy concretos, a veces bajo la forma de nombres geográficos -en "Dos figuras en la densa luz violeta", Florida y Cayo Hueso-que son con sus sugerencias de paisaje, clima y colorido, de que se vale Stevens para crear analogías, nos ubican, de lleno en la atmósfera y aun en el asunto del poema. Asimismo, en "Dos figuras en la densa luz violeta", las referencias concretas, sobre sonidos, sobre le brillo de las estrellas y de la luna, traducen las gradaciones internas de la situación. Son signos alegóricos con determinadas significaciones, son lo real, como base y punto de referencia para el sueño, y son también pormenores de ese sueño. Si bien en Wallace Stevens son muy frecuentes los poemas característicamente líricos e impresionistas, no lo son tanto aquellos donde el tema del amor es tratado como en "Dos figuras en la densa luz violeta", sin implicaciones conceptuales, irónicas o de otra índole; como un estado emocional del que el paisaje es contorno y materia.


Desilusión a las diez


Las casas están fecuentadas
por blancas camisas de dormir.
Ninguna de ellas es verde,
o púrpura con anillos verdes,
o verde con anillos amarillos,
o amarilla con anillos azules.
Ninguna de ellas es singular,
con escarpines de lazo
y cintos de abalorios.
La gente no irá a soñar
con mandriles y caracoles.
Sólo, aquí y allá, un viejo marinero,
borracho y dormido con sus botas,
caza tigres
en rojo clima.

Wallace Stevens (1879/1955, Estados Unidos de Norteamérica)

Imagen: almabarbara.blogspot.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...