12 octubre 2010

Sergio Eisenstein: el montaje cinematográfico y la poesia

"¿Qué implica, en esencia, entender el montaje? En nuestro caso cada pieza no existe ya como algo irrelacionado, sino como una representación particular del tema, que en igual medida penetra todas las imágenes. La yustaposición de esos detalles parciales en una construcción-montaje pone de relieve esa cualidad general de la que ha participado cada uno de ellos y que los organiza en un todo, a saber, en aquella imagen generalizada, mediante la cual el creador, seguido por el espectador, experimenta el tema..."
...................................................................................................................................................................

"La validez de la elección de un método realista capaz de producir y lograr una cualidad emocional pueder ser confirmada mediante algunos ejemplos curiosos. He aquí, por ejemplo, una escena de Poltava, de Pushkin en la que el poeta mágicamente hace surgir la imagen de una huida nocturna en todas sus posibilidades descriptivas y emocionales:

Pero nadie supo cómo o cuándo
ella desaparecíó. Un pescador solitario
oyó aquella noche el golpear de cascos de caballos,
palabras cosacas y un murmullo de mujer.

Tres enfoques:
  1. Golpear de cascos de caballos
  2. Palabras cosacas
  3. Murmullo de mujer.
Una vez más, tres representaciones expresadas objetivamente (¡auditivas!) se concentran en una imagen unificadora emocional, distinta de la percepción de los fenómenos separados si fuesen considerados fuera de su asociación con los demás. El método se usa solamente con el propósito de suscitar en el lector la experiencia emocional requerida. Solamente la experiencia emocional, porque la noticia de que Marya ha desaparecido se ha dado antes en un solo verso ("Ella desapareció. Un pescador solitario"). Habiéndole dicho al lector que ella ha desaparecido, el autor quiere darle también la experiencia correlativa. Para lograrlo, recurre al montaje con tres detalles elegidos entre todos los elementos de una huida, la imagen de una fuga nocturna aparece como un montaje, impartiendo a los sentidos la experiencia de la acción.
Un cuarto cuadro se agrega a los tres auditivos. Su efecto es el de un punto final. El autor lo elige refiriéndolo a otro sentido. Este primer plano no es auditivo sino visual:

... Y ocho herraduras habián dejado sus huellas
sobre el rocío matutino de la pradera...

Pushkin, pues, hace uso del montaje al crear las imágenes de una obra de arte. Y lo usa con la misma habilidad cuando crea la imagen de un personaje o de todos los dramatis personae. Con una combinación excelentísima de varios aspectos (set-ups fotográficos) y de sus distintos elementos (montaje de objetos representados pictóricamente, aclarados por la disposición de los temas), Pushkin obtiene sorprendente realidad en sus descripciones. El hombre, real y viviente por cierto, surge de los poemas de Pushkin.

"El sentido del cine", de Sergio Eisenstein (SigloVeintiuno Argentina Editores SA, 1974) 

Imágenes: El acorazado Potemkin, film de S. Eiseinstein y Alexander Pushkin

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...