24 noviembre 2010

Jorge Aulicino


"La poesía tiene una felicidad que le es propia"





Sobre el pentagrama Haendel
señaló el momento en que comenzó a quedarse ciego
y el manuscrito yace ahora en su casa natal donde
el visitante es invitado a sentarse y escuchar el furioso advenimiento del Mesías
o lo que es igual todo es sacudido por la música
hasta los clavecines y los pisos donde Haendel jugueteó de niño
mientras la inscripción marginal señala que hay que cerrar los ojos
y pensar en la música del caos, algo
que ignoran los astronautas o que conozco
por repetidas incursiones a la realidad
pero que para Haendel fue quedarse ciego
tentar el borde la cama, probar el vacío a cada paso
con el orinal en la mano por esos pasillos de Dios.




Enlaces: Jorge Aulicino
De: "La caída de los cuerpos", El lagrimal trifulca, 1982

Imagen: launicarevista.com



1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...