18 diciembre 2010

Alfredo Veiravé


Birds in the night





A veces los empujan el ruido de las caracolas y los falsos rumores del mundo pasan sobre sus gentes
aunque las amistades más particulares (como la de Rimbaud y Verlaine mi buen Cernuda)
sean ejemplares amargos
                   perseguidores de las libertades que no son de este planeta
sino de esos cristales que se unen en los ojos de los perros violentos
                   en la caída de los pájaros de la noche.
Yo prefiero el silencio de la luz sobre las colinas
el roce de la arena bajo el río el arte lógico de
escribir para nadie la sabiduría de la mortalidad: los detalles íntimos
                   de la pura imaginación
                                    abiertos sobre este vuelo de amor que hace girar los días.
Es decir el poema inconcluso la nube que pasa sobre el río




Los exvotos en las tumbas del camino





Al lado del camino real por donde pasan los carruajes del Rey
colgamos los leprosos flores de papel piernas de plástico corazoncitos de
lata con el nombre de Ella estómagos curados con letras caladas ojos sobre una
bandeja de madera una naranja mecánica
Los discursos extensos  que solíamos pronunciar los hemos barrido
y reducido a pocas palabras
        porque ahora el fetichismo pictográfico nos ha negado
Y las lenguas carcomidas no digieren los manuscritos interminables
         la brevedad
                            la brevedad
nos gritan los patos silvestres cuando huyen hacia
el horizonte:
sólo puntos luminosos para vernos en la oscuridad




Alfredo Veiravé (Gualeguay, Entre Ríos, 1928 / Resistencia, Chaco, 1991, Argentina)
De: "La máquina del mundo", Editorial Sudamericana, 1976

Enlaces: El poeta ocasional; Encuentro con la poesía de un antipoeta: Alfredo Veiravé por Elisa Calabrese

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...