Rafael Felipe Oteriño















Visible, invisible





Miraba a través de las ventanas
y nunca era lo mismo:
el paso de los hombres y los ganados,
 las nubes por encima de las cabezas:
todo era distinto cuando lo miraba por segunda vez.

Lo que a la mañana era dardo o trigo o bola de billar,
a la noche era fósforo
y permanecía encendido como el mismo sol.
La propia sombra era una figura desconocida,
recortada en el suelo.

También la lluvia era otra, ¿quién podía reconocerla
por sus largos silbidos?,
¿qué la mantenía unida a la infancia?,
¿qué hizo que fuera consuelo y no abrigo?
¿Qué hay, fuera de foco, entre el presente y el pasado?

La vida toma de la vida su insistencia.
Todavía aturdida por la oscuridad,
no cesa de sustituir lo visible por lo invisible,
y de dar a lo invisible
forma de pájaro, de pez, de lirio joven: de rostro.






Rafael Felipe Oteriño (La Plata, 1945, Provincia de Buenos Aires, Argentina)
De. "Todas las mañanas", Ediciones del copista, 2010
Enlaces: Reportaje "Evaristo Cultural"

Imagen: www.fundacionkonez.com.ar


5 comentarios