05 febrero 2011

Jacques Prévert



El arroyo





Mucha agua ha pasado bajo los puentes
y después también una enormidad de sangre
Pero a los pies del amor
corre un gran arroyo blanco
Y en los jardines de la luna
donde todos los días es tu fiesta
ese arroyo canta durmiendo
Y esa luna es mi cabeza
donde gira un gran sol azul
Y ese sol son tus ojos





El meteoro





Entre los barrotes de los locales disciplinarios
una naranja
pasa como un relámpago
y cae en la tinaja
como una piedra
Y el prisionero
todo salpicado de mierda
resplandece
Ella no me ha olvidado
Ella siempre piensa en mí





Llaman





Quién anda ahí
Nadie
Es simplemente mi corazón que late
Que late muy fuerte
a causa de ti
Pero afuera
la pequeña mano de bronce sobre la puerta de madera
no se mueve
No mueve
No mueve ni siquiera la puntita del dedo.





Fiesta





Y los vasos estaban vacíos
y la botella rota
Y le lecho estaba abierto
y la puerta cerrada
Y todas las estrellas de vidrio
de la felicidad y de la belleza
resplandecián en el polvo
del cuarto mal barrido
Y yo estaba borracho perdido
y yo estaba loco de alegría
y tú borracha encontrada
toda desnuda en mis brazos





Jacques Prévert (Neuilly-sur-Seine, 1900 / París, 1977, Francia)
De. "Historias", Rodolfo Alonso Editor, 1970

Enlaces: El poeta ocasional
Imagen: formes-vives.org/humor

No hay comentarios.:

Publicar un comentario