Asistencia

El texto que transcribo más abajo no me gusta. Me interesa la idea, pero no roza siquiera la proximidad a una forma más o menos predeterminada, la que se instala en la cabeza y rememora líneas ajenas. No puedo ahora precisar de quién, pero aventuro algunos poemas de A. Veiravé menos referenciales de situaciones y más alegóricos. Un historietista, Hugo Pratt, confesó que le resultaba extremadamente difícil, siempre inacabado, el dibujo de los cascos traseros de los caballos al galope.
Para salvar la situación, el infaltable polvo que oculta la dificultad. (Un inconveniente del Maestro, no impericia) . Un truco para que aprecie el versificador, pero éste aún no concluye de desarrollar el texto satisfactoriamente. (Satisfación, la sensación más degradada para un poema). Polvo sustituido por humo. Aunque este texto finja ser reparable con más humo, en verdad es desastroso y necesita asistencia intensiva. O un cesto de papeles.


El reposo del ciclista




la acompañante evoca el cuadro del pasillo, el escorzo de una madonna,
y sonríe cuando del otro lado del tiempo
este bípedo querido estira su pata de aluminio y descansa junto a mí
a la sombra de las tipas.
Según la brisa, tornasola el verde del campo de golf
y en el cuadro, en parte fingido,
se observa el Plymouth de los cuarenta que recorrió durante décadas
el trayecto de Floresta al Bajo Belgrano sin interesar a nadie.
 “y al llegar a la curva, bufe,
exhala humo
y difuma el adiós de mi mano detrás del vidrio,,,"
Más humo desdibuja la calle que me embarca,
Columnas de humo en el puente de la calle Newbery,
escaramuzas,   
palabras tras los pórticos asediadas por un final.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...