15 abril 2011

Félix Grande

Mejor para mí



Pero si enloquezco, mejor para mí
                                         Saul Bellow


"En los años setenta USA. tendrá missiles suficientes para arrasar a Rusia y a China Comunista

                            Diario Pueblo, Madrid, 26-I-1966


Con voz de fruta y oscuros cuarzos en el pelo
mi mujer se apoya en mi conciencia mediante una risa morena
de donde cuelga como un péndulo una gran interrogación
vuelve a mirar y vuelve a sonreir confusamente modernamente
su contrapunto busca algo real entre capas incomprensibles
entre capas que existen pero sólo muestran su espalda
y de pronto y suave con su gentil preocupación exclama
nunca más volveré a comprarte una camisa tan favorecedora
estás yeyé esta noche ya me contarás lo que ocurre
...continuo silbando la melodía desesperada
ah charlie parker beso tu derrota impaciente
y bailo lento por los escalones de tus entrañas vedme
vedme por el desfiladero de la garganta de amstrong
vedme marido y padre y la mitad de sesentón
vedme de pronto sincopado mordente sinuoso moviendo
este cuerpo que recuerda al asceta oh paradoja
alguna vez sabré cantar un blue en su idioma
y bailo y silbo mientras me desprendo indiferentemente
de mis corbatas de mis sombreros y de mis razones
darling le digo a mi mujer no sé lo que me ocurre
debe ser cinismo esto avanza bailemos y la beso en la boca
y le restriego la nariz y le presiono las caderas
con estas manos que le han dado y le dan celos y dicha

paul demond ese saxo imparcial reflexivo
y casi infame de sereno está reinando ahora
en un viejp sillón de ébano está sudoroso y paciente
se retuerce lo justo y se va desprendiendo
de aquella melodía denominada greenseleeves
bienvenida y anónima igual que un manantial
igual que un manantial ante una sed
paca te quiero escucha
y cómo amortizarte la mirada me engancharía ahora
de un avión para llegar más pronto a nada obsérvalo cherie
mientras que los wallstreetianos requiebran al pentágono
y envían gigantescos adolescentes y cajs de chicle al vietnam
y la graciosa  majestad de johnson otrora sólo vicepresidente
inaugura una ley que prohíbe casarse por terror
yo tu esposo me limito a desear a algunas de nuestras amigas
lo cual es simple a mi entender o no más complicado
que envejecer o que vivir en tamaño avispero
mientras los estadistas aporrean con las cifras del hambre
sobre campanas de bronce forrado yo tu amante me empapo
en los compases de fats waller a falta de un sedante
más espantoso qué palabra y más satisfactorio
mientras téjese una red políaca de cohetes espaciales
y nuestra hija traga dormida sus 200 gramos de leche
yo el padre de ese bulto entrañable bailo suave y brindo
ante john coltrane y te informo de que este deseo de fornicar
que sube desde mi infancia misteriosa a lo largo de mi edad
como un secreto de familia en familia
no consiente ser sublimado en la fidelidad
sino que acaso quiere destruirse nada nuevo aguarda que termine
de dar el biberón a lupe falta poco mira qué bien lo toma
ah tú siempre tan práctica me anulas me derrotas te quiero
pero también te olvido me derroto me anulo y silbo
con las manos en los bolsillos y moviendo los hombros
como europeo actual desamparado qué palabra cherie
y has de saber que en este instante si tuviera dinero
me largaría al aeropuerto ah el placer de comprar
revistas ilustradas y tabaco junto a pistas de aterrizaje
y mirar esos ancianos pintorescos que cojean del idioma
tal vez alguno de elos ha llorado pulcro y terrible y solo
viendo marchar al frente a los muchachos
así me has dicho mientras dejas el biberón vacío en el suelo
y subes hasta tus caderas moviéndote bailando
manifestando a tus omóplatos unendo tu torpeza a la mía
tras los barrotes enmohecidos del saxofón interminable.





Félix Grande (1937, Mérida, España)
De: "Blanco spirituals", en Biografía, Seix Barral, 1971

Imagen: expofoto

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...