08 abril 2011

Frederick Seidel, dos poemas. Versión de Jorge Aulicino en Otra iglesia es imposible




A la Musa





Me había hecho un corte de pelo en Molé.
Y te llamé desde el primer teléfono en funcionamiento.
Estabas en lo alto sobre Park Avenue
Con algún problema adamascado en su biblioteca.

Vi al hombre aproximándose sin verme.
Sostuve el tubo y oí que los sirvientes te buscaban.
Lo vi agachado cerca del cordón, mientras pasaba el tráfico,
Esparciendo debajo de él unas hojas de diario;

Cuando se levantó, las dobló prolijamente
Y las llevó al cesto de basura de la esquina.
Del otro lado de la calle, las mesas de afuera de Mortimer's
Estaban tendidas para el almuerzo.
Ahora el maître hacía sentar a un primer cliente,

Mientras una mujer que empujaba un carrito de supermercado
Revolvía la basura en el cesto de basura que el hombre había usado,
Y el mayordomo finalmente regresaba
Al teléfono para decir que te habías ido.





Para Holly Andersen





¿Qué podría ser más agradable que hablar de personas que agonizan,
Y los doctores realmente empeñándose,
En una tarde de invierno,
En el Carlyle Hotel, en nuestro capullo?
Nosotros también vamos a agonizar un día de estos.

La doctora Holly Andersen toma un cosmopolitan de vodka,
Y toma otro, y se convierte verdaderamente en napolitana,
La luna gorjea una canción sobre el sol,
Sentada en un sofá en el Carlyle,
Permanece elegantemente viva, por el momento.

Su espirituosa gracia
Causa, la verdad, cierta angustia.
Hace que mi urbanidad se desvista.
Presento síntomas que expresan
Una subyacente felicidad ante la hermosa vaciedad.

Perdió un paciente muy enfermo especialmente importante para ella.
El hombre murió en la mesa. No era cuestión de sentir alguna culpa o duda.
Algo sobre un doctor que puede curar, o al menos lo puede intentar,
Pero también puede llorar,
Es una suerte de último arrorró, y descansa.





Frederick Seidel (1936, Saint Louis, Missouri, Estados Unidos de Norteamérica)
A la Musa: "My Tokyo", 1993, Poems 1959-2009, Farrar, Straus and Giroux, Nueva York, 2009
Holly Andersen;:"Ooga-Booga", 2006, Poems 1959-2009, Farrar, Straus and Giroux, Nueva York, 2009
Traducción: Jorge Aulicino

Enlaces: http://www.poetryfoundation.org/bio/frederick-seidel
Imagen: tablemag.com

2 comentarios:

  1. Quizás demasiado concreto para mi, me gustan mas los poemas que no hablan de un echo en concreto, que se desinhiben y son capaces de identificarse con mil situaciones.

    ResponderEliminar
  2. Pedro: no había leído nada de este autor y ha sido en tu espacio donde lo descubro. Quizás con solo dos poemas es difícil hacerse una idea cabal de su poética, pero esta muestra es bastante sugerente, especialmente me ha interpelado el segundo. Creo que si bien hay hechos concretos: nombres de calles, hoteles, de la bebida que toma la doctora... hay toda una tempestad subyaciendo estas escenas tan cotidianas y urbanas, esa tempestad bajo el cráneo de la que hablaba Shakespeare. Todo eso está latiendo detrás de cada línea.
    Muchas gracias por compartir y un abrazo.
    Laura.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...