10 marzo 2012

Celia Clara Fischer


poeta
Ceguera




Y son fieras las manos atadas
en la cicatriz del tormento,
amurallando el vasto sueño
por donde vagan latidos desiguales
que dejó el espejismo de una noche
con el hombre royendo su congoja.
El terror anda por la voz como un peligro,
como un vértigo voraz
que pasa apoyado en la ceguera,
empuñando la sombra para descifrar el universo.
Y los ojos pierden su luz en el abismo
donde flota, desierta, la caricia.

A la vista del placer reposa el cautivo.
Una larga cabellera de relámpagos
atraviesa la calle interminable
y una mujer pierde la vida para siempre


Celia Clara Fischer (Buenos Aires, Argentina)
De: "Samotracia",  Tiago Biavez, 1999.

4 comentarios:

  1. Hello Pedro! My first visit, will visit you again. Seriously, I thoroughly enjoyed your posts. Congrats for your work. If you wish to follow back that would be great I'm at http://nelsonsouzza.blogspot.com
    Thanks for sharing!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Querida Celia, un (otro) gran poema tuyo. Podria hablarnos de la soeldad de los ciegos, en el mas amplio sentido; o acaso de la forma verdadera de ver. Me hizo pensar en Borges, de entrada; y encuentro. Y son especialmente bellos el final de la primera estrofa y el verso final; ese golpe inesperado que remata esa soledad suprema, esa noche de intemperie del ser a solas con su ardua verdad.

    Gracias por todo eso, mi mejor abrazo
    Alejandro

    ResponderEliminar
  3. Gracias Irene y gracias Alejandro por los sentidos comentarios. Celia.

    ResponderEliminar