17 marzo 2012

Irene Frydenberg


El diamante





Desestructurado el diamante. No obedecerá el mar a los reclamos;
quedará parado el mundo frente a la marea
y no se dará la coincidencia.
Así está mi vida frente a la tuya;
así estará a pesar de todos los escándalos del orbe;
perdurará de esta manera aunque la paz sea condescendiente con los conejos y yo, desde la subasta de mi afecto, quedaré muda de él aún sedienta.

Es una inflexión; la síntesis de no ser el mar y de mirarlo compulsada a convertirme.
Agua y agua en mi deseo y su sordera. Agua y agua en la mujer que espera no se sabe qué buque desde un cuento donde Onetti duerme su desesperanza.

Desestructurado el diamante. El mar actuado.
Lejos y lejos el agua zarpa sin mí y sin la dama del muelle.





La descuartizada, la niñita





La niñita, la descuartizada, la que ronda, la que va de aquí para allá vagabunda. La rota, la partida.
La pequeña, la que no supo, la obediente, la muerta silenciada. La rota.

La que no llegó, la que no partió, la que asentía, la que tuvo todas las articulaciones seccionadas y no pudo repartirse porque no había adónde volver.

La descuartizada, la ensangrentada, la del llanto, la de la tormenta. La que vomitaba, la que tenía diarreas diluvianas pero no el grito.

La muertita, la que nadie veló, la que no pudo enterrarse. La que fue muerta con silencios y desgarros. La que fue arrancada y se pudrió y se agusanó. La que nunca más, la que por siempre nunca.





Pan negro





Inundada de ustedes, los obstinados, y a fojas cero de la vida
quedan los papeles que no soporto escritos ni blancos ausentes de sus ojos
y la esperanza pobre y campesina
aún no da sus frutos.

La casa se ha vaciado
y es vientre de parteras prostibularias. La casa no cobija más que los signos de la ausencia y se ha quedado sin historia porque  la repentina espera
no es más que un gesto.

Cuántas oficiantes, antes de mí, han hablado de esperar sin esperanza...
Cuántas mujeres, como yo, han amado todo aquello o lo imposible
y estropearon sus pies caminando en sentido contrario a sus deseos... Por eso escribo
paso al terreno de la acción por orfandad
porque ya no los tengo comiendo de parados, en mi cocina, un pan de centeno que aún ayer hube comprado.

Todo el día de hoy he dormido y los espero,
ustedes son los dueños de mis llaves
y mi casa sigue abierta. 

Enlace: El poeta ocasional
De: "Corte" (inédito)

Imagen: www.irenefrydenberg.com.ar

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...