07 julio 2012

Jorge Leónidas Escudero



















Tal cual






Me veo en esa foto jovencito
en campo de San Juan, estoy sentao
en un carro sin ruedas. Parece
que me siento feliz.

Me cuelga de la boca provocativamente
un cigarrillo que dice mírenlo a este,
se hace el triunfador y veremos después
qué va a pasar con él.

Joven amigo,
me da alegría verte y que hayas venido
a visitarme. Ya sé,
quisieras saber qué hago hoy, y sí,
anduve tras el rastro de algo maravilloso
pero igual que vos
me quedé sentao en un carro sin ruedas.









Hacer el no hacer







Por ahí doy en la tecla
pero no soy yo el que la pega,
es un ser escondido en mi que actúa
sin que se me ocurra mover un dedo.

Soy el testigo nada más de eso, o sea
estuve esperando sucediera
sin saber cuándo
y de repente la sorpresa me agarró de alivio.

El viejo Krishnamurti
creo que llamó a eso “darse cuenta”
quedarse uno con la boca abierta
ante repentina claridá.

Claro qu´es lindo, y si te sucede a vos
no vayás a creerte que sos especial,
sos de aquí no más, común,
pero viste una chispa en tu cielo nocturno




Jorge Leónidas Escudero (1920 / 2016, San Juan, Provincia de San Juan)

1 comentario:

  1. Gracias por publicar a uno de nuestros grandes poetas, a don Escudero, bastión del hombre hecho palabra buscadora de infinitudes.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...