21 septiembre 2012

Luis Pereira Severo

Fuente:www.alpialdelapalabra.blogspot.com
en esta ciudad






en esta ciudad
con perros que agonizan a la luz de
(los altos letreros
el carraspeo enfermo de los ómnibus
no hay otra brillantez que la del río
empeñado en inventar gaviotas
y un puerto para irnos,
hasta las viejas de los bares de marinero
emigraron
también ellas extrañaban
cierta forma de alarido o beso.





De una mujer azul





De una mujer azul se aguardan fraguas de herrería días de guardar herencias de mampostería
cabalgatas infames indecencias
de una mujer azul celebraciones cangrejos arroyos de aguas estuáricas días de pasión generalizada
de una mujer azul se esperan días rojos ojos de
quinientos canales ensayos que nada saben acerca de mujeres azules
de una mujer azul se espera que ignore la ternura la violencia de las siete de la tarde en la calle paysandú o camino a aiguá por la ruta doce o tras el cerro san antonio al oeste de la península que separa las aguas oceánicas de las que no lo son
una mujer azul no dejará que el olvido se haga cargo no dejará de enviarte cartas manuscritas postales otoñales con leyendas al borde de lo cursi
¿traicionaría una mujer azul a uno que la quiso?
¿le dejaría de escribir cartas manuscritas dando cuenta del olvido narrando esas circunstancias?
¿volvería una mujer azul a retornarte cartas de amor pulseras inciensos ofrendas para la diosa del mar?
recortes furiosos recortes de la furia fotos de actrices famosas de la tele poetisas folletines apuntes de ignotas puestas en escena collares la crueldad agazapada en sacerdotisas volvería una mujer azul solo para maldecirte eso las distingue quizá





Luis Pereira Severo (1956, Maldonado, República Oriental del Uruguay)



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...