29 septiembre 2012

Valeria Pariso


Un perro de la calle abraza a un hombre.
Lo veo: el hombre sentado en la plaza
sube a su cuello las dos patas delanteras del perro.
El perro no le tiene miedo. Están ahí: cara con cara.
Los dos abandonados se abrazan.
En silencio se abrazan.
Hay dolor de huesos, de hembras.
En el amor a los dos los mordió el hambre.
No hay nada más animal que la belleza. 









//




Al jazmín del cabo
le lleva  más de un mes
alumbrar una flor.

Todo
para un solo día de blancura.
Después
la flor será un té cerrándose.

Muere y perfuma más que antes.
Se vuelve aire.
Se respira blanco.
Cada minuto de jazmin
guarda a todos los jazmines.

Yo quisiera tener
ese talento para los finales.




//






Adentro de un vaso azul
a través de la ventana del living
apretando la cara contra las rejas
con el brazo derecho estirado
hasta que las puntas de mis dedos queman
junto agua de lluvia.

A tu amor
lo junto de un modo más extraño todavía.


Valeria Pariso (1970, Provincia de Buenos Aires)
De: www.tantotequeria.blogspot.com

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...