26 noviembre 2012

Claudia Ainchil

Fuente: http://www.lexia.com.ar
Invisible





Invisible como un invisible
Molino detenido en el tiempo
Las ventanas semi abiertas invisibles
Asaltadas en una décima esquina
Por nadie
O por alguien nadie
No me salva la recolección de números dispersos
Convertidos en azar
Un clandestino apogeo
Invisible
Ni la salvación eléctrica de manos
Que se lavan a si mismas
Como Pilato sonríe acumulando
Buenas intenciones
Envician el aire en la oscuridad
Siempre invisible
No visible incorpórea
Un hábito alojado en errores que evitan aprender
Como esos inciensos de primavera inquieta
La ausencia de olfato rasgó el sueño invisible
El trazo se desvaneció
Hay almas raras que uno encuentra
Se escurren dentro y disparan
No podemos evitarlo
Con una exhalación nos mudan
Atrapando
Hubo signo y mensajeros?
Cuarenta y cinco minutos y el destierro
Invisible como un invisible
Asi…molida en tela de araña de un pantano visible...




Acróbatas





Las rodillas le molestaban
el desborde de los pasos faltantes
ocasionaba sobresaltos imaginarios
tantos lenguajes en embarcaderos poco usados
por el abrazo de su pies..
Primero creyó que era una broma
el discurso insomne de un paraíso simbólico
el aliento como aguardiente ejecutando catálogos
de vida, sobrevida
kilómetros de jazmín silvestre, semblantes de aguas
dijo, nunca se cruza dos veces el mismo río…
lo repitió para convencerse
igual titubeo…
desoyendo las leyes inmediatas de lo que debe hacerse
se inundó de alegría repentina
tomo las láminas que sostenían la armadura de escamas
y lentamente se despojo de equipajes paradójicos
que paralizaban el vuelo..
paso a ser equilibrista, contorsionista
ya no necesitaba el espacio telúrico de sus rodillas
somos acróbatas me dijo
somos, le contesté.




Retrato de un vuelo





¿Es tarde? pregunto
el silencio humoso nos mira
queda atrapado en un esbozo
los viajes a anhelos indefinidos
vienen
es temprano? vorazmente
escaleras llevan a algún sitio
a extender piernas caderas pies
a lechos trance de amor sudorosos
y la muchedumbre agolpada queriendo saber
siempre queremos saber cuán oscura
es la profundidad.
Existimos a medida que nuestra condición de pasajeros
no permite detenerse en ningún sitio,
queremos saber si un instante equivale a eternidad
tal vez sólo es instante
entorpecido ademán de un aire alcohólico.
No supiste contestarme
otros tampoco pudieron desenredar la maraña
por eso estoy aquí
¿por eso estoy aquí? pregunto
resuelve la dimensión de tu vuelo
pero ten cuidado.


Claudia Ainchil (1964, Buenos Aires, Argentina)
Poeta, periodista. Cofundadora de la Sociedad de Escritores Inéditos e Independientes de Argentina (SEI). Socia de la SEA. Seleccionada en 1º Juegos Florales del Siglo XXI (concurso conmemorativo que se llevó a cabo en Montevideo, Uruguay con el tema 1804-2004, los versos de la Patria Grande, convocando a poetas de habla hispana y portuguesa de América, España y Portugal).
Libros Publicados:"Comienzo de comienzos" (1985), "Son cosas de ángeles" (1987), "Amores sin zapatos" (1991), "Remolinos a bordo" (2003)
Los poemas son difundidos por distintos medios en: España, Cuba, Perú, México, Francia, Italia, EE.UU., y Chile entre otros; así como también en suplementos culturales de diarios del interior de Argentina.
Edita el blog AinchilClaudia-Poesías en http://ainchilclaudia-poesia.blogspot.com/

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...