1/11/2012

Donald Hall

Fuente: www.chargord.wordpress.com

El perro rastreador





Dos días después de la muerte de Jane
caminaba con nuestro perro Gus
por New Canada Road
bajo las sombras de los verdes
abedules de abril, hablando
con insistencia, intentando
hacérselo comprender.
Un veloz visón se precipitó audaz
hacia un helecho, y Gus
desapareció en su persecución.
El húmedo aire se tornaba helado,
mientras silbaba llamándolo
hasta el crepúsculo. Pensé
que intentaba seguirla
hacia la oscuridad. Después de una hora
abandoné y volví a casa
para encontrarlo en el porche,
alerta, encantado de verme,
inquisitivo por mi ausencia.
Pero Gus no la había encontrado
en la profundidad del bosque; no
la había traído de vuelta
como una rama entre sus dientes.

Donald Hall (1928, New Haven, Connecticut, Estados Unidos de Norteamérica)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario