23 noviembre 2012

Recorriendo el blog: Sam Hamill

En el instante en que me pregunto
si la orquídea va a morir
ella florece
y no puedo explicar la emoción
en mi corazón, ni por qué tanto placer
proviene de ese pequeño capullo
en el extremo de un delgado tallo,
de esa pequeña flor
sanguínea roja dorada
abriéndose en el apogeo del verano
pequeña, perfecta en su plenitud...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...