19/2/13

Escribir de corrido

La ánfora azul-violeta sobre la mesa y a contraluz no me dice nada. Nada me dicen los contornos tangibles de la minúscula galaxia de objetos familiares. Espero ansioso y casi desesperado en el vacio de la noche, algún mensaje. Claudia Masin no recepciona el dictado del mundo: ella transmite los mensajes con las pausas lógicas de la gramática y el continuum deslumbrante de la lengua. La subordinación del discurso indisoluble al pálpito de la emoción. ¡Quién pudiera...! En ocasiones ocupo mi tiempo en operaciones mixtas: enlazar un hilo de frases que finalmente simulen un poema.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario