19/6/13

Inés Manzano

Fuente: Facebook















El padre





Ni esta agua en que navego
como el mar

tus ojos

Ni el aire en que voy a sostenerme
como un árbol

tus ojos

Ni en que reposo el lecho
pacífico 

tus ojos

Ni el agua    el aire    el lecho

Tus ojos como el mar
como un árbol pacífico 

Tus ojos
               van a ser
                               lo primero que vi





La victoria de la víspera





Este contorno 
que la distancia desmenuza
ni aún remotamente se parece
al perfil de la victoria
                                   perseguida en los sueños
pero guarda
un parentesco secreto 
con el rostro descarado
de una muchacha en La Matanza
                             en Samotracia
con los dedos en V

Bien que somos porfiados

Amanece 
y la distancia nos pisa los talones

Ignora
que al contrario de Aquiles
en ellos reside nuestra gracia

  -alas robadas a los dioses- 

Indefensos y frágiles    sabemos
que el único suceso que nos torna invencibles
es tenernos a mano

Nos bebemos el mar

y la distancia 
se muda en filigrana 
traspasada de barcos               

Va cayendo en mi boca mientras digo

que yo me la devoro
como una jabalina vence
la copa de los árboles

De este modo burlada     
no puede con nosotros

Bien que somos porfiados
poderosos

Se deshace en el agua





Inés Manzano (Buenos Aires, Argentina)
De: "Si es puñal que me mate", Papeles de Boulevard, 2011

No hay comentarios.:

Publicar un comentario