17/6/13

Soledad Castresana

Fuente: Facebook


sombra 





una oruga de fardos de alfalfa
resiste el afán incendiario
de la siesta

nos refugiamos
en el tanque australiano
flotamos
en el sordo hechizo
de las abejas

a veces la sed desespera la piel 
nos quema el alivio

cuando baje la fiebre del aire
perfumados de higos
subiremos la tarde 
hasta los árboles 

esperaremos 
mareados y calientes
que la noche detenga 
la sangre de las víboras

cuando acabe la luz
nos quedaremos sin agua




De: "Carneada", Alción Editora, 2007






El suplicante





Que el cielo
se canse de mí
y caiga






La supervivencia del más leve





Una libélula persigue a un colibrí.
Fascinada
intento sumarme al cortejo
y olvido
la gravedad de la especie.


De: "Selección natural", Fondo Editorial Pampeano, 2011


Soledad Castresana(1979, La Pampa. Reside en Buenos Aires)



No hay comentarios.:

Publicar un comentario