14 julio 2013

Gustavo Weisberger


Los hechos





Te doy mi corazón como un papel de calcomanías.
Te doy luz eléctrica una vez que pase la tormenta
por ambos cuerpos perros.
Porque lo cortante se halla al ras de la tierra y tu amor es mi cabeza apoyada en pasto reo.
Te doy una canción de Luis mientras escasea el agua en este mundo.
Te doy un vaso de vino tinto a las siete de la tarde.






Por la calle Alem





Bolsas de basura abiertas durante la noche
que pasó con su largo cabello frío, van apenas tres días
de empezado el invierno
y se nota, así nomás, la fe drogada en lo profundo del iris
de los que me cruzo camino al trabajo
a los cuales saludo con un leve movimiento de cabeza encapuchada
como quién no tiene raíz y no quiere saber mucho de nada
excepto de la irrealidad de lo ya caminado o dejado atrás.





El cuitado






Fue para el cuitado la grosura de trigo subiéndole desde el talón,
el rosal a la izquierda, unas cuantas uñas de Yahvé incrustadas en el pecho
metros de cuero agrio para cubrir la pateada bandera argentina
y en ese mismo lustro de vida, cruzarse de piernas de modo ordinario
a quién no se le da un mínimo de bola
y se le palmea la espalda y se le marca la ruta, allá, le dicen
aquél camino de parásito y chatarra.


Gustavo Weisberger (1966, Buenos Aires, Argentina)
De: "Coz"




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...