15 diciembre 2013

Horacio Fiebelkorn



Bajo consumo 





No es este bar lo que está enfermo.
Siglos de visiones torcidas hicieron lo suyo, pero
todo es culpa de esa lámpara que esparce
una luz extraña y llena de dudas.

No está enferma la cena de urgencia,
ni la botella de Pineral que intercambia moscas
con la de Veterano Osborne –de donde
podría derivar la palabra sbornia–.

No están, no estuvieron, nunca, enfermos,
los que no duermen, los que miran televisión
o boquean ante la pantalla. Tampoco
los parroquianos están apestados,

no lo estuvieron ayer, no lo estarán,
y hace demasiado calor para pensar
en que la luz es tísica, palabra que antaño
tuvo un prestigio que no aparece
 ahora en escena.

Todo es culpa de esa lámpara,
centinela que
viene a revelar que en lugares así
y en noches como esta, tu vida no es
un interrogante
sino el buzón de las malas noticias del verano.





Enlaces: El poeta ocasional
De: "El sueño de las antenas", Ediciones Vox, Bahia Blanca, 2013 en www.poesíaargentina.com

Imagen: Facebook

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...