sábado, 1 de febrero de 2014

James Schuyler

Justo antes del otoño





en los intervalos quietos entre vientos de equinoccio
el silencio destella
o en un bosque de abetos se muestra como troncos rayados, claros, oscuros
visto entre ellos
todos iguales, cada uno diferente:
un bosque despojado de sus ramas más bajas
que yacen vagamente apiladas junto al sendero
musgosas, con liquen, pudriéndose.

El sol está en el cielo como si fuera un retrato.
A las aster las inclina una brisa
que para plantas más leñosas sería indigno notar.
Varas de oro erguidas como cúspides
o de otro tipo, que señalan en lenguaje gestual indio:
"Por aquí".

Por la tarde temprano la luna sube la cielo
mientras el sol va hacia el oeste
su luz ingrávida se posa
sobre un zarzal de saúcos y cerezos silvestres.
Parece que la luz los presionara
y los timoneara desde arriba
así como una lancha huye de la estela
que parece propulsarla
a través de ilusiones de verde
hechas por árboles negros reflejados en el agua astillada
que toma forma.
¡Maravillosa energía universal,
expresada en una estelar quietud!
La Vía Láctea desplegada
sobre la casa anoche
y las Pléyades
a la vista débilmente exclamaban:
"La mejor forma de ver las estrella
es mirar un poco hacia un costado"
un universo en su red de espacio
debilitándose, concluyendo, continuando.

Enlaces: El poeta ocasional

Imagen: www.openlettersmonthly.com



1 comentario:

  1. Bellisimo!!Una apreciacion del mundo natural tal cual y con una pintura poetica que plasma fielmente cada imagen inspiradora.

    ResponderEliminar