22 mayo 2014

Gordon E. McNeer



Jesús y los pingüinos





Me preguntas de qué escribo…
Bien podría ser yo Jesús comiendo
un panecillo y escuchando a los pingüinos
recitar el Credo de Nicea.

Te vi y mi piel se volvió
un mapa de carreteras se volvió un río se volvió
el suave brillo de Rembrandt o los sátiros locos
de Picasso. Los borrachos en el metro
veneran el chicle que masticas. Hay
mangos y dulce hierba
y té verde en tus ojos húmedos.
Hay una cíngara en la oscuridad
que lleva tu nombre.

Recorta el corazón de este poema y
déjalo bajar por tu garganta en silencio.
Te hablará en cada cosa que veas.
Por ti, barrería mi porche
y plantaría un jardín. Por ti, yo dejaría
una luz encendida en la oscuridad.






Gordon E. McNeer (1943, Winter Haven, Florida, Estados Unidos de Norteamérica)
De: "Mira que lo has hecho", Valparaíso Ediciones, 2014
Traducción: Raquel Lanceros
Fuente: www.circulodepoesia.com

Imagen: letras.s5.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...