28 enero 2015

Denise Levertov





La carretera Merritt





Como si se tratara
de moverse continuamente, de
mantenerse en movimiento sin cesar.
Bajo un pálido cielo donde,
cual la luz encendida de una estrella,
vamos atravesando la neblina, e incesantemente
perseguimos fijamente una constante
más allá de nuestros seis carriles
en un ensueño permanente…
Y la gente –nosotros mismos-
los seres humanos dentro de
los vehículos haciéndose visibles
solamente al parar en las estaciones de gasolina,
inseguros,
mirándose los unos a los otros,
bebiendo precipitadamente el café
de la máquina automática y, de prisa,
regresar a los coches
y desaparecer
en ellos para siempre
continuando el movimiento.
Casas y más casas, más allá de
la asfaltada pista, árboles, árboles, arbustos
que pasan y pasan.
Los autos que
siguen avanzando, delante de
nosotros, junto a nosotros,
presionando detrás de nosotros
y
en la parte de la izquierda, los que vienen
hacia nosotros con sus deslumbrantes brillos
moviéndose sin  descanso,
por seis carriles, deslizándose
al norte y al sur, sumamente veloces,
con un sordo rumor.





Otros poemas de Denise Levertov, aquí
Fuente:  Cuaderno de poesia critica Nº 25 

Imagen: www.coh.arizona.edu





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...