16 febrero 2015

Carina Sedevich



La naranja de hoy estaba seca.

La turgencia no garantiza nada.

Ni el color rabioso, ni el botón saliente
que acaricié en la góndola del súper.

La naranja de ayer no era perfecta
pero sus gajos estallaban.

Eran bastante buenas las naranjas
que me tocaron durante la semana.

Hoy el recuerdo de otro jugo no me alcanza.

Y el amor que tuve
no me moja la boca.





///





A veces es triste lo que hago con mis manos.

Hoy remendé el camisón de seda
que me trajiste de la China.

Lo uso solamente para mí:

se va gastando
y no habrá más camisones de la China.

Sólo éste.

Lo voy a usar como solía usar tu amor:
todos los días.

Que dure lo que dure
y que conserve las huellas

de mi cuerpo,
que sigue estando vivo,

y de todas
las cosas aledañas.







Otros poemas de Carina Sedevich, aquí 

Imagen: propiedad de la autora




Carina Sedevich nació en la ciudad de Santa Fe en 1972 y reside en Villa María, Córdoba, Argentina. Ha publicado los libros “La violencia de los nombres” (Ediciones Fe de Ratas, Santa Fe, 1998), “Nosotros No” (Lítote Ediciones, Santa Fe, 2000), “Cosas dentro de otra cosa” (Lítote Ediciones, Santa Fe, 2000), "Como segando un cariño oscuro" (Ediciones Llanto de Mudo, Córdoba, 2012), “Incombustible” (Alción Editora, Córdoba, 2013) y “Escribió Dickinson” (Alción Editora, Córdoba, 2014). Parte de su obra ha sido editada también en España, así como en antologías y publicaciones literarias de diversos países. Es licenciada en comunicación y especialista en semiótica. 




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...