03 marzo 2015

Jorge Posada

























los precios de la carne no aparecen en el poema
no hay rimas sobre el incremento del gas

la cocinera con sus manos frágiles 
los que duermen en las banquetas
los repartidores de pizza
el gesto ante las vallas de publicidad
la tristeza al tocar los cheques
la subcontratación
la venta de los órganos del hombre por el hombre
no caben

                              aclaran los jurados de las becas
                              sentencian los creadores nacionales
                              confirman los artistas en la presentación de sus libros

                     el poema 
                     no huele
                     no se pudre





///





entras a la casa que compartimos durante nuestra juventud de saldos y préstamos
                                     tiras al suelo los cristales
                                                               escupes
                                    maldices cada parte de mi cuerpo

                                                                            observas mis playeras de días
                                                          mis calcetines de semanas
                                                   rompes los cuadernos con mis enfermedades

                para recuperar mi vida pasaron lustros
                             dormí en solitarias pensiones
                                      vendí los cubiertos que podrían deletrearnos
                 llené la vitrina con tijeras
     empeñé mi voz con tal de saberte en esa calle horrible como ciertas manos

                                 recordé el claro día de tus piernas
                                                       la sencillez de tu pubis
                               el gusto de tu espalda por las paredes
                                              el tenue olor de tus axilas

                 ahora sé la cantidad de muertos y desastres que nos separan
                      reconozco que estuve pegado a ti como un caballo
            como un joven que necesita oler la sangre de su primer matrimonio



[Deletrea Hiroshima]





                                  mi cuerpo no se pudre igual que el de mi padre
                                              tampoco como el de la abuela
                              con ese su nudo de sangre molida y cabello

                                                 no se pudre como el río de toneladas de lodo  y animales

                                    se pudre distinto a la parálisis de mamá
                                                 a su cáncer de riñones

                                                        mi cuerpo se pudre como la fruta que dejo en la mesa




///





aun cuando escriba este poema sucio
alrededor de los timbres
no recuperaré a mis amigos

nadie que olió sus rodillas
sus sobacos
estará de nuevo
solo el sonido de los sótanos

nada de los niños en los campos de cemento
que golpeaban sus pelotas contra los muros

ni del hombre que vivía en los cajeros automáticos

ninguna cosa de los albañiles que reconstruyeron los edificios
ni sus delicados
ni sus pantalones grises
ni los gritos que daban al encender los tambos con gasolina y periódico



[muestrario de nudos, inédito]




Jorge Posada (1980, Ciudad de México, México).
Autor de La belleza son los aeropuertos vacíos, Adiós a Croacia y Costa sin mar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...