27 junio 2015

Domingo Alfonso


Alguien enciende un Hi Fi





He retirado poco a poco mis dedos 
de la selva amarilla que preside tu frente. 
Así, tendida de espaldas, 
se acodan en el pasado tus ojos 
y vuelves a pertenecer a los hombres que me precedieron. 
Prefiero entonces contemplar a la noche; 
interpretar de la gran página abierta en su negrura, 
los muchos enigmas que olvidé con el tiempo, 
verdades ocultas que no pude aprender. 
Ahora alguien, como siempre a esta hora, 
enciende un hi-fi y coloca el mismo concierto 
–precisamente el mismo concierto– 
con sus dos manos que deben parecerse a las mías. 
Tal vez luego beba un vaso de vino, 
se asome a una ventana, mire la noche despacio 
mientras tiene a sus espaldas una mujer que sueña con otro.  
  
  

La muchacha que juega al billar





La muchacha que juega al billar 
con el taco en las manos se inclina sobre la mesa 
dejando descender su tanga transparente: 
Dos nalgas doradas iluminan el salón 
donde tres viejos admiramos la escena 
y en un rincón, indolente, 
su novio, quizás hasta orgulloso 
bebe un trago de su clara cerveza.  
  



  
Retrato del vaso de cristal 





Está el vaso delante de mí 
Un vaso de cristal sobre el mantel 
el vaso en una esquina de la mesa 
este vaso rebosante de nada 
el vaso cerca de mis manos 
un vaso de cristal amarillo 
mi vaso decorado con estrías 
Inmóvil y callado como estatua.  
  
 



Matinal 


 A Javier Marimón 
 "Abrí la verja de hierro": Fayad Jamís 



pongo los pies encima del suelo 
Calzo mis chancletas, una detrás de la otra 
me incorporo con cierta dificultad: 
Miro la sábana que cubre mi cama 
con su montón de arrugas 
Doy ocho pasos 
(estoy en el cubículo del baño) 
Un líquido ocre y maloliente me abandona, 
camino dos metros, enfrento la escalera 
y bajo los escalones de madera sin pintar 
Tuerzo a la derecha, atravieso la sala 
(Un golpe de ceniza me empuja a este espejo 
que rechaza mi imagen) 
Giro la llave, abro la puerta de hierro 
y absorbo 
como a nueva vida 
La flor de la mañana que comienza a despertar.  





Domingo Alfonso (1935, Jovellanos, Cuba)
Fuente: www.artepoetica.net


Imagen: alascuba.blogspot.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...