13 junio 2015

Una mancha



 el último de la fila
 en el descampado,
 en la senda
 de regreso del circo
 a la casilla de madera.
 (El pudor no resistió la embestida)

 El último, mojado,
 pero una a mi favor:
 el aplastante gris de la niebla
 que desdibuja los eucaliptus
 y a una pared
 próxima a ninguna otra.
 Se me ocurre
 un ladrido afónico.

 Una mancha en la camisa
 y en el fluir de la conciencia,
 una mancha en aquel de la fila,
 y las más indelebles,
 que huelen, invisibles, a desinfectante

 El último en cualquier fila,
 consecuencia desmesurada de entonces:

 no pedir permiso
 a la continuidad infinita de rodillas
 y librar lo incontenible bajo las gradas.






© Pedro Donangelo














"Isla Lacroix, Ruan", Pisarro

2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...