06 julio 2015

Fernando Guerreiro



Las cenizas de Lenin  





¿Será disculpable la facilitación del discurso? ¿La ligereza
con que las águilas pasan dejando caer sus plumas
sobre las agobiadas raíces (ruinas) de lo absoluto!
¿A partir de que punto se altera (pierde) el pensamiento?
¿Cuántas veces es preciso repetirlo hasta que él se constituya
en un símbolo capaz de asolar el Futuro? Marx se refiere
al "espectro del comunismo" (en el Manifiesto, en 1847) y tanto
para Burke (Reflections) como para Michelet (Le Peuple)
el fantasma de la Historia simula la forma de una sanguinaria
Medusa. Pero era verdadero su Terror frente a lo que ante
sus ojos sucedía: el abismo que hacía del raciocionio
algo siempre inconcluso. De la misma forma, las cenizas de la Revolución
nuestro imaginario aún perturban. ¿Putrefacta, sería más
accesible a la repulsa? Es nieve, nieve, que el cerebro atiborra
mientras allí afuera los pájaros vuelan al ras, en busca
de las semillas que nos resguarden del futuro.





Fernando Guerreiro (1950, Lisboa, Portugal)

Fuente:   http://hartz.webcindario.com/
Imagen:  www.michellemarie.com.br

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...