06 diciembre 2015

Alejandro Drewes

 After hours





Nunca olvides a esa pálida
muchacha entre los andenes
de una estación de provincia
un amanecer en bancarrota. 
Pues todo fruto se alza y perece, 
y no es rosa nunca la rosa
por mano. Así el fruto más oscuro 
del tiempo como un astro gravita
en su hora y en torno la hierba 
de penumbra celeste lo envuelve
de a poco. Nunca olvides el viaje,
las palabras, el rodar del último
tren que se aleja: él sabe bien
que nada te llevará mucho más lejos.





A los árboles



Vielleicht es gibt kein Wiedersehen wo Du schon bist



En la lenta ceremonia pienso a veces
de la despedida crepita un instante
sin otro después, un alto muro ciego.

Uno busca su lugar en el mundo, y de pronto 
el ocaso. En eso pienso, como el árbol debe
pensar en su hojas.

Y el viento sopla después, y el silencio.





Alejandro Drewes (1963, Buenos Aires, Argentina)

Imagen: www.carlospenelas.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...