17 enero 2016

Luis Muñoz


Habla un vecino





Lo que hagan después, ya no lo sé. 
Conmigo están tranquilos. 
Se mecen con el viento, 
se platean, se doran, se zambullen 
en el estanque seco de la noche. 
Lanzan brillos distintos 
para el sol o la lluvia. 
Hacen de su espesor 
el fondo hospitalario del paisaje. 
Llenan de la nostalgia de cosas no vividas 
a los que se pasean, 
y ante sus claros nombres 
ni siquiera se inmutan: 
fresnos, robles, hayas, sauces. 





Campo de alcornoques 





No sé por qué, respiran paz, 
la que no tengo. 
Ordenan la mirada, la sostienen, 
le dan fuerza, la fuerza de esperar, 
la que me falta. 
Son dependientes y únicos. 
No sucumben al hoy. 
No conocen la duda, su cadena explosiva. 
No se llenan de noche, 
la que me sobra. 





Luis Muñoz (1966, Granada, España)
Fuente: Luis MuñozIowa literaria 

Imagen: luismunoz.org

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...