Kenneth Rexroth




GIC a HAR





Es tarde, la noche es húmeda y fría,
el aire está lleno de humo de tabaco.
Tengo la mente cansada e inquieta.
Tomo la enciclopedia,
el volumen GIC a HAR.
Pareciera que ya lo leí todo
en tantas otras noches como esta.
Me siento, mirando en blanco la entrada del cardenal,
oyendo el ruido prolongado de vagones de carga
y locomotoras de maniobras a lo lejos.
De pronto me veo
volviendo a casa después de nadar
en el arroyo Ten Mile,
por la larga morena aquel atardecer a principios del verano,
el pelo mojado, oliendo a algas y barro.
Recuerdo un sicomoro frente a una granja en ruinas,
e instantánea y claramente la revelación
de un canto de increíble pureza y alegría,
mi primer cardenal de pecho rojo,
de cara al sol que caía, su cuerpo
bañado de luz.
Me quedé inmóvil y frío en la tarde calurosa
hasta que echó a volar, y reanudé mi camino sabiendo
que a mis doce años había sucedido
una de las grandes cosas de mi vida.
Treinta fábricas vacían sus desechos en el arroyo.
En los pastos resecos hay estorninos, foráneos y agresivos.
Y yo estoy en la otra punta del continente
diez años en una ciudad hostil.




Kenneth Rexroth (1905, South Bend, Indiana / Montecito, California, Estados Unidos de Norteamérica)
Traducción: Gerardo Gambolini

Imagen: liberalia-cl


3 comentarios:

  1. Versión castellana de Gerardo Arturo Gambolini

    ResponderEliminar
  2. Así es. Registrado el traductor en la entrada.

    ResponderEliminar
  3. Este es de esos poemas que me duelen, siento que fui yo quien los he vivido.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...