Valeria Cervero




De qué manera nombrar la fragilidad
de los estados, los cuerpos,
los roces.
Un simulacro de duración nos atrapa
como la cabina de un ascensor,
aunque nunca llega a volverse casa.
Las imágenes vienen a decir lo que nunca
e insisten
en que no hay ayer
que se deslice
tan fácilmente de nuestro sitio.




Otros poemas de Valeria Cervero, aquí

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...