Odysseas Elytis




Lo ulterior de los sábados






Shshsh...nada ya, nada blanco o terso nada ya Embriagador,
melodioso, nada; ninguna nube iluminada
            por detrás


Ni siquiera compañía humana


Algo fúnebre, desfalleciente, luego que el día de la Pasión
Comenzó a inclinarse hacia el costado y a hundirse

              lentamente

Qué alma parte y huele
El aire tan intensamente que no resisto más

Shshsh...nadie sabe en medio de la oscuridad, salvo Allá
arriba entre los guijarros, escucha, ruidos de otros
mundos como de pescadores o

de cuerpos que penetran uno en el otro mientras tiembla todo alma

El cielo

y una estrella encuentra inesperadamente valor para tocar tu frente

parto lleno de errores de besos que permanecieron sobre mí
y qué hermosos los cipreses en lo alto


Qué hermoso también que comiencen a adquirir de nuevo otro fundamento
Los acontecimientos celestes. Los jacintos de los astros, las tristezas, los perfumes

y otras viejas sensaciones que perdiste más allá de la materia del cielo

He aquí que ahora toman forma: la piedra y la tumba y el soldado

Los blancos velos de las mujeres y la larga Procesión de los que murieron injustamente


Tiempos que hace mucho me dejasteis
huérfano y no hallé sostén en ninguna parte

Shshsh...pero nadie, nadie sabe. Ni siquiera el viento
Si es el viento el que enloquece cuando piensas. Te

vuelves confiable por ti mismo
Pues

        tus manos estaban acostumbradas
        a jardines arbolados donde

El mar entra y se retira llenando todo de pequeñas flores
Sopla el viento, sopla y se reduce el mundo. Sopla Sopla y se acrecienta
el otro mundo; la muerte el mar

        glauco e interminable La muerte el sol sin ocaso.




Odysseas Elytis (1911, Heraclión / 1996, Atenas, Grecia)

Imagen: trianarts.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...