Jair Cortés

Enfermedad de talking





Puso incendio para el café,
quitó la tapa del cerillo
y se sacudió los perros de la cabeza.
La ventana de su librero
dejaba entrar la caja vieja de zapatos
que días antes había visto envuelta en el diciembre agrio tostado del vaso.
Miró su rostro en el cajón:
sintió entonces la pintura correr por su latido,
ánimo del suelo el de su cuerpo recostado sobre la fina azotea comprada en Venecia.
Preguntó por ella:
respondió el toc (tic tac) toc de un pájaro que voló dentro de la licuadora.
-No sé más de mí-
contestaron las voces terribles de su gripe
que, a estas alturas de la fragancia,
habían ya cocinado una pasta compuesta con letra de molde.
Dijo adiós,
pero un ligero, casi imperceptible bosque,
le abrazó de pronto, y ella, de sí,
volvió otra vez a lo real
y contempló la cuchara ciega
que buscaba, esta vez,
azúcar por encima de la mesa.






Jair Cortés (1977, Calpulalpan, México)
Fuente: Revista Omnibus

Imagen: milenio.com

1 comentario:

  1. -No sé más de mí-
    contestaron las voces terribles de su gripe.
    Me recordó a Boris Vian. Gracias, Pedro por seguir con tu búsqueda y tu blog.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...