Czeslaw Milosz




Café






Entre aquellos que se sentaban a la mesa del café,
desde donde en mediodías de invierno
             el escarchado
jardín brillaba en las ventanas,
sólo yo he sobrevivido.
Bien podría si quisiera ir hasta allí
y al tamborilear de mis dedos contra el helado vacío
convocar sombras.
con incredulidad yo toco el frío mármol.

Con incredulidad yo toco mi propia mano.
Ella es, y yo soy, en un devenir eternamente nuevo.
Mientras ellos permanecen encerrados para siempre
en su última palabra, en su última mirada,
como el lejano emperador Valentiniano
o los jefes de los masagetas, de quienes nada sé,
aunque escasamente  ha transcurrido un año, o dos,
o tres.
Aún así puedo cortar árboles en bosques del lejano
norte,
puedo hablar desde un estrado o rodar un filme
usando técnicas de las que ellos jamás oyeron.
Puedo aprender el sabor de frutas de las islas del
                        océano
y ser fotografiado en apropiado traje
desde la segunda mitad del siglo.
Pero ellos siempre son como bustos en levita
y cuellos de holán
en alguna monstruosa enciclopedia.
A veces, cuando la aurora de la tarde
pinta los techos de una pobre calle
y yo contemplo el cielo, veo en las blancas nubes
una mesa bamboleante. El mesero da vueltas
con su bandeja
y ellos me miran y estallan en risas.
Porque si yo no sé lo que es morir a manos
de un hombre,
Ellos lo saben, ellos muy bien lo saben.





Traducción: Bernardo Gómez
Otros poemas de Czeslaw Milosz, aquí

Imagen: El Progreso

3 comentarios:

  1. Una vez más, gracias por tanta belleza y tan bien escogida.

    ResponderEliminar
  2. Tengo un libro de poesía reunida de Milosz. Si querés publicar algo más, puedo enviarte. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Yanina. Tengo el libro, creo que de Compañia Fabril Editora. http://elpoetaocasional.blogspot.com/2010/08/un-dia-visitar-la-libreria-de-blaisten.html

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...