29 de octubre de 2017

,   |  0 comentarios  |  

Laura García Del Castaño

El sabor de lo desecho



ahora que vacilamos
como dos trozos de madera en el mar
el oleaje nos distancia
a una medida en la que podemos sentir
la resignación
una fuerza de tempestad mayor
a nosotros mismos
la respiraciòn del destino
que nos quiebra
algo insiste entre nosotros
y con esa ansiedad
alimenta este muerto
porque lo perecedero se impregna mejor
en el vacío
lo sabemos nosotros y ese perro callejero
que desgarra
el sabor de lo desecho

De: "Los demonios del mar", Ediciones del Dock,  2015
Otros poemas de Laura García del Castaño, aquí


0 comentarios: