Señalador



Vittorio Sereni / La muchacha de Atenas



Ya el día es un suspiro
y toda el Ática una sombra.
Y así como un fulgor alumbra los opacos
vidrios que en fuga pasan

tu rostro allá abajo se irisa
junto a la aureola de la lumbre
que al icono nocturno
le enciendes.
Pero aquí...


Leer más en El trabajo de las horas

0 comentarios