29 de enero de 2017

,   |  0 comentarios  |  

Reynaldo García Blanco



Mi mujer pide que le haga una fotos






Es sábado
estoy  harto de las músicas del vecino
de la televisión
y el hedor de las piedrecillas sanitarias del gato

Mi mujer pide que le haga unas fotos
cruza las piernas
mueve la cabeza y se despeina

Llovió en la tarde
el olor del pasto sube cuatro pisos
se arremolina y mueve los tapices

Me siento en el piso
busco el ángulo inesperado

Al fondo la pared blanca
y mi mujer ahí
como si octubre fuera eso
una mujer sentada
convertida en píxeles mientras allá afuera
los vecinos hacen la vida
otras fotos.




28 de enero de 2017

  |  0 comentarios  |  

Jack Gilbert


En Umbría




Un día estaba en el café, sentado afuera,
mirando el crepúsculo en Umbría, cuando una niña
salió de la panadería con el pan que su madre le pidió.
No sabía qué hacer. Ya confundida
por tener trece años y justo aquel verano hacerse mujer,
ahora tenía que pasar por delante del americano.
Pero lo hizo muy bien. Pasó por delante y dobló la esquina
con gracia, sin prestarme atención. Casi perfecto.
En el último instante no pudo resistir
mirarse fugazmente sus pechos nuevos. Suelo recordar
aquella inclinación de su cabeza cuando la gente habla
de tal o cual de las grandes beldades.








Ir  ahí



Por supuesto fue un desastre.
El más preciado, insoportable secreto
ha sido siempre un desastre.
El peligro cuando tratamos de irnos.
Revisando más tarde, una y otra vez,
lo que debimos hacer
en lugar de lo que hicimos.
Pero en esos breves momentos
parecíamos vivos. Engañados,
maltratados, mentidos y traicionados,
seguramente. Sin embargo, por ese
corto tiempo, visitamos
nuestra vida posible.





Otros poemas de Jack Gilbert, aquí
Traducción: Gerardo Gambolini

Imagen: The Guardian

26 de enero de 2017

  |  0 comentarios  |  

Robert Hass



Soneto /





Un hombre habla con su ex mujer por teléfono.
Ha amado su voz y escucha con atención
cada modulación de su tono. Lo conoce
en la intimidad. No sabe qué quiere
de ese sonido, de su amable urbanidad.
Estudia, por la ventana, las formas de las semillas
de las vainas partidas de los árboles ornamentales.
La especie crece en todos los jardines, nadie sabe su nombre
salvo los horticultores. Cuatro recámaras con arcos
de verde pálido, diminutos arcos de un proscenio vegetal,
un par de encogidas semillas negras alojadas en cada recámara.
Una geometría de deseo, miniatura, india o persa,
amantes o dioses en sus habitaciones. Afuera, animales blancos,
pacientes, y vidas enredadas, y lluvia.





De: "Home movies", Zindo & Gafuri, 2016
Traducción de este poema: Liliana García Carril

Otros poemas de Robert Haas, aquí

Enlaces: 



Sonnet


A man talking to his ex-wife on the phone.
He has loved her voice and listens with attention
to every modulation of this tone. Knowing
it intimately. No knowing what he wants
from the sound of it, from the tendered civility.
He studies, out of the window, the seed shapes
of the broken pods of ornament trees.
The kind that grow in evereyone`s garden, that no one
but horticulturists can name. Four arched chambers
of pale green, tiny vegetal proscenium arches
a pair of black tapening seeds bedded in each chamber.
A wish geometry, miniature, Indian or Persian,
lovers or gods in their apartments. Outside, white,
patient animals, and tangled vines, and rain.




Imagen: poetryfoundation.org

22 de enero de 2017

,   |  0 comentarios  |  

Cesare Pavese



El vino triste





Lo difícil es sentarse sin hacerse notar.
Lo demás viene por añadidura. Tres sorbos
y retorna el deseo de imaginarse solo.
Se abre de par en par un fondo de zumbidos distantes,
todo se dispersa y haber nacido y contemplar la copa
constituye un milagro. El trabajo
(el hombre solo no puede dejar de pensar en el trabajo)
vuelve a ser el antiguo destino que es hermoso sufrir
para poder pensar en él. Después los ojos clavan
su mirada en el aire, dolientes, cual si estuviesen ciegos.

19 de enero de 2017

,   |  0 comentarios  |  

Benjamín Chávez



City blues





Entre automóviles y autoinmóviles
como gato asustado
La niebla y su diáspora.
El nudo de tus esquinas
atrapando peces cíclicos y reincidentes.
En el vapor de un cafecito repetitivo
gasto tus horas y las mías.
Me resigno, bebo, te extraño sumido en tu centro
Magia remota y paradójica
Inevitable fatalidad del vacío.



12 de enero de 2017

7 de enero de 2017

,   |  0 comentarios  |  

John Montague




11 Rue Daguerre





De noche, a veces, cuando no puedo dormirme
voy hasta la puerta del atelier
y huelo la tierra del jardín.

Emana suavemente,
en especial ahora cuando se acerca la primavera
y los zarcillos están rizados

sobre el humus, desesperadamente frágiles
en su pasaje por los oscuros,
irredentas parcelas de tierra.

Hay una luz blanca en los guijarros
y en el departamento de enfrente
- de cuatro pisos - silencio.

En esa quietud -delicada pero luminosamente exacta,
una luz escogida - advierto que
las puntas del cerezo injertado hace poco

son de un firme y laqueado negro.





John Montague (1929, Nueva York , EU / 2016, Niza, Francia)
Traducción: Gerardo Gambolini










11 Rue Daguerre

At night, sometimes, when I cannot sleep/ I go to the atelier door / And smell the earth of  the garden. // It exhales softly, / Especially now, approaching springtime. / When tendrils of green are plaited // Across the humus, desperately frail / In their passage against / The dark, unredeemed parcels of earth. // There is white light on the cobblestones / and in the apartment house opposite- / all four floors - silence. // In that stilness - soft but luminously exact, / a chosen light - I notice that / the tips of the lately grafted cherry-tree // are a firm and laquered black.


JOHN MONTAGUE (1929), nacido en Brooklyn, Nueva York, de padres irlandeses, creció en la granja de su tía en el Condado de Tyrone. Estudió en el St. Patrick’s College, de Armagh, y en el University College, de Dublín. Luego de vivir durante varios años en Francia se estableció en Estados Unidos, donde enseñó en varias universidades locales, entre ellas la de Berkeley. De vuelta en Irlanda se estableció en el University College, de Cork, para luego retornar a los Estados Unidos, donde es poeta residente en el New York State Writers’ Institute.
Ha publicado Forms of Exile (1958), Poisoned Lands (1961 y 1977), A Chosen Light (1967), Tides (1970), The Rough Field 1961-1971 (1972), A Slow Dance (1975), Thre Great Cloak (1978), The Dead Kingdom (1984), Mount Eagle (1988), New Selected Poems (1989), Time in Armagh (1993) y Collected Poems (1995), que incluye la colección hasta entonces inédita Border Sick Call. Como compilador es autor de The Faber Book of Irish Verse (1974). Su bibliografía se completa con las narraciones incluidas en Death of a Chieftain and Other Stories (1964), The Lost Notebook (1987) y los ensayos de The Figure in the Cave and Other Essays (1989).


Nota del Administrador: John Montague falleció en diciembre de 2016 en la ciudad de Niza, Francia

Imagen: www.shemazing.net

5 de enero de 2017

,   |  0 comentarios  |  

Alberto Santamaría



Breve historia del bodegón




La muerte toma siempre la forma de la alcoba
que nos contiene.
Xavier Villaurrutia

1.

Una botella sobre la mesa y junto a ella
un rollo de papel de cocina.

Valorar los vacíos que el espacio abre
en la composición visual de la página,

como si la página fuese
la superficie rectangular de un cuadro, o bien,

dedicarse a anotar las palabras, las sílabas, las letras,
todo aquello que en condiciones normales

nos haría sopesar la posibilidad
de extender la mano y decir adiós.

Una botella de plástico sobre la mesa:
la sabia mitología de un paisaje que nos contiene

y nos rechaza

con idéntica fuerza. La blanda lealtad
de estos ácaros

que se adhieren al lenguaje
sin hambre.

¿Era esta sombra un lugar
o era la arqueología de un hueco lo que nos llamaba?





2.

La botella permanece aún sobre la mesa.
Las excusas se hacen necesarias mientras la muerte
sea nuestro único tema, mientras nos contenga
hábilmente en su espejo mordido.

La lluvia, al otro lado,
transforma el paisaje
en un lugar sin ritmo.
Nos enseña el coraje de lo que carece de sorpresas.

¿Deberíamos entonces entender su posición moral en el mundo como una respuesta?
¿Deberíamos hacer algo más que repetir la exacta respiración de las cosas?






Alberto Santamaría (1976, Torrelavega, España) 
Fuente: https://revistaiman.es/2015/06/05/poemas-de-alberto-santamaria/

Imagen: salamancatvaldía.es