19 enero 2018

,   |  0 comentarios  |  

Diego L. García



el aire acondicionado zumba y corta
en breves fracciones de tiempo. estoy
inmerso en esa similitud animal (recuerdo
las palomas en la casa vieja). constante
custodia de objetos sucios, fuera de sitio.
si hubiera visto un cuadro con un paisaje
de ríos y árboles y hubiera intentado

entrar en él hasta hallarme sumergido
en sensaciones realísimas, sé
que el aire acondicionado sería siempre
el fondo, el telgopor raspado en la base
de la caja. digo: fracciones. y hay
ahí una ventana. quién está del otro lado?
ya sé la respuesta. pero la pregunta se escurre:
quién está del lado en el que estoy?
no alcanzaron los pájaros ni el arrullo de
la palabra “arrullo” en medio de una escena
pintada a la perfección. el cartón soporta
un viaje de encomienda hacia cualquier parte
y así el corazón llega dejándose nombrar



Otros poemas de Diego L. García, aquí

Imagen: Foto M Biaggini

0 coment�rios:

FIN DEL EPISODIO