16 de marzo de 2018

,   |  1 comentario  |  

Diego Brando, inédito



Detrás de las ventanas
las bestias se hunden en el barro
y adornan el paisaje de un cielo
recortado por la cámara.
Como quien contempla 
la caída de un árbol

que había sido plantado para inaugurar una casa
filmo el movimiento y luego me detengo
durante minutos.
Los demás vecinos mientras tanto
traman un plan y piensan irse
con un dinero que no es nuestro;
dicen alejarse de esta granja
en donde reina la desgracia.
A su tiempo, también habré de escapar,
a otra velocidad, a otros bosques.
Después de todo, aquí tan solo quedarán
los animales pastando la nada, y un sol obstinado
sobre sus lomos.



Otros poemas de Diego Brando, aquí

1 comentarios:

Pedro Donangelo dijo...

Poesía, diría, de pulso firme. La palabra se encamina sin dudas hacia la narración (descripción+conflicto)