21 de abril de 2018

,   |  0 comentarios  |  

Cristian de Nápoli



Dreams never end




En el primer minuto del primer tema
del primer disco de New Order,
¿no te parece que los tipos consiguen
dejar atrás la influencia del grupo anterior?

Pensá en ese tema: todavía
no es el ritmo de fiesta que está por venir
pero ya rompen con esa euforia densa
y hasta tenebrosa del pasado.

En el arranque, hay que reconocerlo,
de los cincuenta segundos iniciales
la música mantiene el viejo clima opresivo.
Es necesario. Forma parte del proceso.

Hasta que, detrás de esa guitarra negra
que lentamente iba rasgando una especie de capullo,
salta la batería y estalla, y habilita al teclado.
Tal vez sea el minuto más épico en la historia del pop.

¿Pero qué decir del nombre, “Los sueños nunca mueren”?
Título raro para un tema y una propuesta
que era un corte emocional con todo lo hecho
hasta entonces, cuando la banda era Joy Division.

Título que hace pensar que los tipos, antes,
habían pasado años apartados de sus sueños
y haciendo una música oscura por obligación.
En la poesía eso pasa mucho.




Cristian de Nápoli (1972, Ciudad de Buenos Aires, Argentina)
De: "Antes de abrir un club", Ediciones Zindo & Gafuri

0 comentarios: