11 de mayo de 2018

,   |  0 comentarios  |  

Rodolfo Privitera

Diálogo





Claro como corresponde al traje de los vaticinios
festejamos la ceguera y las vicisitudes del dolor
por todo aquello que nos fue abandonando.

Me preguntaba qué crecía fuera de mí;
riveras y figuras de niebla reflejadas en esa línea del cielo;
manos en espera melancólica
piernas avaras de movimiento
supersticiones que edifican esperanza.

Me pregunto por los atributos de este cuerpo
que vive para sostener la precariedad de su paisaje.
Qué es lo que vive más allá de este bosque idiotizado por el sol.

El ingenuo caminito de hierba mojadas,
florcitas crecidas al amparo
de colores que vuelan para enternecer la vida.

Y los cantos inesperados
galopan de puerta en puerta con su fuerza salvaje.




Mensaje





Uno es la memoria de un pasado;
dónde poner palabras que brotan de los pavos reales.
Mensaje híbrido de ebrios
que trastocan sílabas destinadas a la mudez;
Orejas que sobornan las repeticiones.
Remota rueca de roca que roe piedras y barro
coloreando el paisaje.

Sin embargo, los lirios expectantes amanecen embelleciendo los ojos.
Nos detenemos allí.




Rodolfo Privitera (1937, Buenos Aires, Argentina)

Imagen: Foto de Greg Gorman

0 comentarios: